El paraíso de la anchoa – Gratis

¿Cuándo? Martes, Miércoles y Jueves de 10:00 a 12.00

Mínimo 6 personas. Grupo máximo de 18 personas

No cobramos nada por la visita. Quien lo desee puede adquirir producto después de la misma

Imprescindible cita previa

Conservera Codesa. 942 60 65 33
www.codesa.es


Te proponemos adentrarte en las entrañas de una tradición artesanal que ha convertido a Laredo en un enclave de fama universal. Visita con nosotros una fábrica conservera en la que se elaboran algunas de las mejores anchoas a nivel mundial. Te enseñaremos cómo mimamos al bocarte desde que sale del barco hasta que llega a nuestras instalaciones. Descubrirás la dedicación que requiere la elaboración de un manjar único. Conocerás de primera mano la destreza de las mujeres que a diario filetean y soban las sabrosas anchoas que reclaman las más selectas cocinas de los cinco continentes. Te garantizamos que saldrás encantado de la experiencia.

A principios de siglo pasado un grupo de italianos descubrió que las anchoas del Cantábrico eran de una calidad infinitamente superior a las suyas. Ante esta evidencia se aposentaron en todo el litoral Cantábrico y crearon las primeras empresas dedicadas a la fabricación de Anchoas en Salazón y en aceite.

LAREDO fue uno de los principales asentamientos y quedó sembrada de empresas que durante todo el siglo dieron trabajo a la población que quedó prácticamente divida en dos sectores: uno, el pescador y otro, el de las elaboradoras de las anchoas.

El sector conservero de la anchoa en Laredo es uno de los más pujantes a nivel mundial. Sus instalaciones se encuentran concentradas en el Polígono Industrial de La Pesquera. La elaboración de las anchoas sigue siendo un trabajo artesanal, meticuloso y siempre realizado a mano. El resultado y calidad final del producto depende de la habilidad, limpieza y cuidado de sus elaboradoras.

Una vez efectuada la compra del bocarte por las conserveras, se traslada inmediatamente a fábrica. Aquí, en una primera fase se las introduce en unas tinas que contienen SALMUERA (agua salada en su límite máximo). Se añade sal común a la pesca para que no baje el límite salado. En estas condiciones permanece un mínimo de dos horas hasta que comienza el desbolle o descabezado.

Se sacan los bocartes de las tinas, se ponen encima de las mesas y con unas torsiones se procede a arrancarles la cabeza y las vísceras, al mismo tiempo que se seleccionan las calidades según tamaños. A medida que se van desbollando se van metiendo en nuevas tinas de salmuera limpia.

Las anchoas son seleccionadas y metidas una por una en diferentes camadas, hasta completar la lata siempre poniendo un poco de sal entre camada y camada. Terminada esta operación las latas son puestas en Tongas (pilas de latas) que en su parte superior llevan peso para el prensado. Tras varias vueltas para que todas lleven un similar presión quedan amontonadas durante un mínimo de 6 meses para su maduración, tiempo durante el cual van perdiendo agua y grasa y van incorporando sal y adquiriendo las características de color, olor y sabor propias de la anchoa.

Pasado este tiempo se sacan de los depósitos, se lavan bien, se les quita la piel y la espina dorsal, dejando los filetes completamente limpios. Finalmente se introducen en latas o en envases de cristal que se rellenan con aceite. Las anchoas en aceite se deben guardar en el frigorífico, siendo vital no romper la cadena de frío. Téngase en cuenta que hablamos de una semiconserva, y cualquier alteración de estas condiciones acelera el proceso final de su maduración. Una vez abierta, se recomienda su consumo de inmediato.

Categorías: ,

anchoas de laredo
 
También te puede interesar
 
Gastronomia_Laredo_turismo-36
Una tarde muy dulce 20 €
IMG-20120618-WA0027
Curso de Surf desde 60 €
Deportes_Laredo_turismo-01
Paseos a caballo desde 6 €