EL NUEVO PUERTO DE LAREDO ACOGERÁ EL PRÓXIMO SÁBADO UNA ESPECTACULAR PRUEBA DE TRIATLON

Laredo volverá a ser este sábado, 15 de junio, una fiesta del deporte. A partir de las 17:00 horas se dará la salida a la XV edición del Triatlón “Villa de Laredo”, una prueba que retoma su andadura desde su última disputa en el año 2004. Las novedades llegan en torno a un escenario ideal para que el público disfrute de la práctica totalidad de la competición, algo inusual en este tipo de eventos. El espectacular puerto deportivo y pesquero de Laredo será el punto de referencia para una cita en la que el éxito de participación está asegurado, con 224 triatletas dispuestos a dar lo mejor de sí para inscribir su nombre en una prueba que regresa con vocación de continuidad.

PRESENTACION TRIATLON

El premio a su esfuerzo llegará tras completar 1.500 metros a nado, 38,8 kilómetros de pedaleo y 9,6 kilómetros de carrera a pie. Todo en un circuito concebido con mimo por un comité organizador integrado por dos triatletas locales, David Bustillo y Jesús Rubio, que han contado con la plena colaboración del Ayuntamiento de Laredo así como de la Federación Cántabra, Marina de Laredo y Puertos de Cantabria.

Representantes de algunas de estas entidades han comparecido este mediodía en el Salón de Plenos para presentar una prueba que retorna al calendario regional con intención de marcar un antes y un después en este tipo de citas. “Queremos que el deportista se sienta como en casa y nos hemos volcado en mimarle”, ha explicado David Bustillo. Un empeño que se aprecia en el cierre de inscripciones, limitadas a 224 para garantizar ese trato familiar; o en los propios dispositivos para aparcar las bicicletas en esa zona de boxes y meta final ubicada junto a la Marina Seca. Únicamente la prueba ciclista -que se adentrará hacia el Alto de Laredo camino de Guriezo para retornar hasta la dársena pejina-se aleja de un enclave que hará las delicias de los espectadores por la oportunidad de ver el desarrollo de la prueba sin tener que variar su ubicación.

El alcalde de Laredo, Ángel Vega, ha dado la bienvenida a los participantes y ha felicitado a los impulsores del evento por su dedicación. Tras subrayar el empeño especial en garantizar la seguridad de todos los participantes, ha garantizado que “vamos a poner todos los medios para que sea un éxito y se convierta en un referente a lo largo de los próximos años”.En este sentido, ha elogiado la apuesta efectuada por las nuevas tecnologías, con página web y perfiles en las redes sociales así como códigos QR que brindan toda la información práctica en tiempo real a quienes quieran aclarar cualquier duda al respecto del programa.

El concejal de deportes, Ramón San Julián, ha destacado el entusiasmo de los dos laredanos que promueven una prueba que es puntuable para el XXV Circuito Caja Cantabria de Triatlón. “Es un proyecto que apoyamos porque parte de los propios deportistas,que además de promocionar el deporte, nos ayudan a promover la imagen de Laredo fuera de temporada”.

El presidente de la Federación Cántabra de Triatlón,Federico Campuzano, ha destacado las condiciones idóneas que presenta Laredo para este tipo de deportes,gracias a su orografía. Asimismo, ha resaltado el carácter de la villa pejina como “una de las ciudades en las que se ama el deporte”. El director de Marina de Laredo, Antonio Bocanegra, se ha mostrado encantado de colaborar con una idea que ha definido como “excelente” y ha señalado que el Edificio de Capitanía se convertirá en una atalaya ideal para que los responsables puedan controlar el desarrollo de la prueba en todo momento.

La prueba se disputará bajo régimen olímpico, con la salida ubicada en la rampa del antiguo muro norte, junto al carro varadero. Desde allí, en paralelo a la bocana, los deportistas nadarán hasta el puerto pesquero para regresar hasta la Marina Seca. Aquí cambiarán sus trajes de neopreno por el más ligero atuendo ciclista, con el que afrontarán el desafío de las rampas conducen hasta Trabuesto, para encarar el regreso hasta línea de meta. La competición se cerrará tras completar los casi diez kilómetros de carrera a pie en un recorrido trazado entre los dos espigones, desde donde sólo restará poner rumbo a la línea de meta. El espectáculo está garantizado.