ESPECTACULAR CELEBRACIÓN DE LOS 25 AÑOS DE LA CASA DE CULTURA DOCTOR VELASCO

(Ver galería)

Ingenio, magia visual y talento se aliaron anoche para brindar un soberbio espectáculo con el que culminaron los actos de celebración del 25 aniversario de la Casa de Cultura Doctor Velasco de Laredo. Ni el sirimiri quiso ausentarse de una inolvidable cita en la que imágenes y voces para el recuerdo se fundieron con actuaciones en vivo y proyecciones audiovisuales en tres dimensiones en una incesante lluvia de emociones. Deslumbrante puesta en escena que sirvió para sintetizar la valiosa aportación de este enclave cultural al día a día de la villa pejina durante el último cuarto de siglo.

aniversario casa cultura

El colosal fin de fiesta, con colección pirotécnica incluida, arrancó una cerrada ovación que lo era de homenaje y reconocimiento a cuantos profesionales y alumnos han hecho de este recinto un referente de vida y arte en Laredo. Veinticinco años después de transformar las antiguas escuelas en un centro para la enseñanza y la creatividad artística,la cosecha de realizaciones obtenida desborda con creces las previsiones más optimistas. Más allá de brillantes andaduras personales, la apuesta se salda con un éxito coral, al contribuir de manera decisiva a elevar el nivel de riqueza cultural de un pueblo asomado con orgullo a unos cristales de espejo que transmiten vida y creatividad sea cual sea el ángulo desde el que se miren.

El alcalde de Laredo, Ángel Vega, el director de Cultura, Joaquín Solanas, el concejal de Cultura, Pedro Diego, y el director de la Casa de Cultura, David del Río, coincidieron en elogiar una trayectoria ejemplar que coloca a Laredo en la vanguardia de la efervescencia cultural de Cantabria. Sus palabras obtuvieron inmediato refrendo en un espectáculo de luz y sonido, conocido como “mapping”, en el que el laredano Berto Martínez y su equipo “Crealia” usó la fachada trasera del edificio como bastidor de gran formato para una incesante sucesión de sorprendentes alegorías visuales que dejaron impresionada a la multitud congregada en los jardines del Doctor Velasco.

El más difícil todavía llegó con la asombrosa sincronización con la que asomaron sobre el escenario distintas intérpretes y bailarinascomo exponente de la inagotable cantera de talentos brotados en tan fértil incubadora cultural. Artistas que derrocharon grandeza y generosidad sin reparar en la dificultad añadida de comparecer sobre una superficie inoportunamente regada desde el cielo.

Ballet, teatro, música y canto bordaron una velada en la que fueron permanentes los guiños a todas las disciplinas artísticas y plásticas que se imparten durante todo el año en la Casa de Cultura. Hasta Radio Laredo, felizmente ubicada en la buhardilla de tan emblemático edificio, asomó con sus características voces y sintonías en reconocimiento a su notable aportación al rico patrimonio cultural pejino.

Los actos de celebración arrancaron durante la última semana, con las actuaciones de fin de curso de las distintas secciones del Instituto Municipal de Cultura. Los próximos días será el turno de las exposiciones de los talleres de pintura y cerámica. También recalarán los Cursos de Verano de la Universidad de Cantabria en la que fuera su sede primitiva y que aún mantienen allí sus conferencias semanales. Presentaciones de libros, conciertos, funciones teatrales, cine y otras mil y una funciones se irán dando el relevo en una interminable agenda para evidenciar la envidiable salud de una Casa de Cultura sin la que sería imposible retratar la historia más reciente y apasionante de Laredo.