“HECHO EN LAREDO” SORPRENDE CON SU ORIGINALIDAD EN UN ESTRENO MULTITUDINARIO

(Ver galería)

La feria “Hecho en Laredo” inició este domingo su andadura con una arrolladora cosecha de elogios hacia los artistas locales que expusieron sus creaciones en los bajos de la plaza del Mercado de Abastos. La cita, que tras su estreno se repetirá los segundos sábados de cada mes, congregó a cientos de visitantes que quedaron sorprendidos por la creatividad y originalidad desplegadas en los 18 puestos que integran la muestra.

estreno hecho en laredo

Las caras de satisfacción y orgullo de los artesanos resumían el positivo balance del arranque de una iniciativa promovida desde el Ayuntamiento de Laredo para poner en valor la calidad de los productos elaborados en la villa. El alcalde, Ángel Vega, y la concejal de Turismo y Festejos, Laura Recio, tras el simbólico corte de cinta con el que dieron por inaugurada la feria, coincidieron en destacar “el extraordinario nivel de todos los participantes, lo que sin duda contribuirá a consolidar una feria que, a la vista está, cuenta con el incondicional respaldo del público”. Ambos elogiaron asimismo el detalle y buen gusto con el que quedaron rematados los distintos puestos, que permanecieron abiertos entre las siete de la tarde y las diez y media de la noche.

El aroma a chocolate contribuyó a endulzar el recorrido por un fascinante muestrario de propuestas, a cual más sugerente. Muchos de los visitantes se reconocieron desconcertados a la vista de un despliegue de productos que tienen en su exclusividad y su capacidad de personalización uno de sus principales fuertes. Los protagonistas, por su parte, agradecieron la puesta en marcha de una experiencia que les permite dejar sus talleres y recoger a pie de calle el reconocimiento público por su laborioso quehacer.

Abalorios, broches y minúsculos complementos pugnaban en captar la atención del visitante con muñecos de fieltro vestidos con indumentarias de equipos de fútbol, bailarinas o piratas junto a estuches concebidos para guardar los mejores recuerdos en lugares con un encanto especial. Tocados para bodas y fiestas de gala compartían exhibidor con bolsos rematados en colores y texturas dispuestos a marcar tendencia. Como lo hacían sombreros y pajaritas mostradas en un expositor de inspiración veneciana ideal para recrear el ambiente de exotismo y elegancia de tan soberbias piezas. Momento ideal para saborear el vino de la tierra, cosechado en las estribaciones de la Sierra de la Vida y cuyos elaboradores tampoco quisieron quedar al margen de la cita.

Apenas a unos metros la artesanía en plata invitaba a descubrir siluetas de panchoneras alojadas en bucólicos mares esmaltados, junto a pendientes, colgantes y pulseras capaces de condensar en sus trazos destellos de especial elegancia. Ilustraciones de corte femenina proyectadas sobre marcos coloristas o cojines asomaban a un paso de relojes, jaboneras, teteras o platos de elegante estilo inglés junto a botellas personalizadas con los más sugerentes motivos. Bebés hiperrealistas recostados en sus cunas aplazaban su descanso al sentirse observados junto a sencillas tejas capaces de sostener una cubierta de ingenio. La fotografía de autor con paisajes inequívocamente pejinos convertía la feria en plataforma para recorrer Laredo sin necesidad de abandonar un recinto entregado con fe a la magia creativa. Lámparas de ingenio alumbraban estancias concebidas con muebles de cartón cuya consistencia desafía la lógica de un lugar en el que todo es mucho más de lo que parece. Surtido de confecciones a mano, sobre tela, cerámica, cuero o papel capaces de hacer transitar al espectador de la admiración al sobrecogimiento por la bella factura traducida, en ocasiones, a escala minimalista.

El sábado 13 de julio tendrá lugar la segunda entrega de una experiencia que, además de agotar las expresiones de admiración, sirvió para asociar rostros conocidos con habilidades y destrezas en muchos casos ignoradas por un público que apunta a acabar convertido en incondicional de tanto artista reunido en tan emblemático recinto. Un Mercado de Abastos que el domingo brindó un género de lo más sugerente y de inextinguible frescura.