LAREDO Y CENON FESTEJAN 25 AÑOS DE ANDADURA COMÚN “DESDE LA AMISTAD A LA FRATERNIDAD”

Laredo acogió durante este fin de semana la culminación de los actos organizados para celebrar los 25 años de su hermanamiento con la ciudad francesa de Cenon. Una relación que inicia ahora una nueva etapa en la que el objetivo principal es profundizar los contactos e intercambios entre dos municipios orgullosos de una trayectoria que ha enriquecido ambas culturas. La masiva presencia de laredanos y cenoneses en la ratificación del acuerdo suscrito en 1988 evidenció la vitalidad de un proyecto que en los próximos meses escribirá nuevos capítulos, con intercambios de jóvenes, cursos sobre interculturalidad y colaboración cultural entre los respectivos grupos artísticos.

HERMANAMIENTO LAREDO CENON EN LAREDO
(Ver galería)
Esta doble vertiente institucional y ciudadana del fructífero y enriquecedor acuerdo quedó de manifiesto el sábado en los jardines de la Casa de Cultura. Miembros de ambas corporaciones ejercieron de testigos de las rúbricas de los alcaldes, Ángel Vega y Alain David, bajo la atenta mirada del cónsul francés, Didier Ortolland, que aportó el toque diplomático a una cita resuelta con una espectacular puesta en escena. El mismo escenario solemne, flanqueado de banderas, que sirvió para evocar las grandes cumbres de Jefes de Estado de la esfera internacional, fue inmediatamente ocupado por los niños integrantes de la Escolanía de la Coral Salvé de Laredo. Toda una metáfora del deseo de involucrar a las nuevas generaciones en una iniciativa de largo recorrido que ha jalonado con cientos de experiencias y recuerdos sus dos primeras décadas y media de existencia.

El simbolismo semantuvo con el intercambio de presentes entre ambas instituciones. Por parte de Laredo, se entregó un escudo de plata de la villa, que fue correspondido con una escultura de la cierva que encarna el emblema de Cenon. Todo ello bajo la atenta mirada de invitados de excepción, como los alcaldes de los municipios portugueses de Paredes de Coura y Arcos de Valdevez, así como del marroquí de Meknes, con los que Cenon mantiene relaciones de amistad y que aspiran a extender dichos lazos a Laredo. Precisamente la agrupación cultural “Alegría Portuguesa” asumió el peso de la representación artística en la delegación francesa, en un claro guiño a favor de la convivencia y el intercambio entre las distintas culturas.

La vertiente gastronómica del hermanamiento se resolvió en torno a una soberbia marmita para más de 500 comensales, elaborada y servida el domingo por los miembros de la Asociación “Son de Laredo” en las dependencias de la Marina Seca.El programa oficial también incluyó una visita guiada, en francés, por la Puebla Vieja, cuyas calles y monumentos encandilaron a unos franceses que acabaron prendados de la belleza de la bahía laredana.

De manera paralela a los encuentros institucionales, decenas de vecinos de ambas poblaciones protagonizaron un programa de acogida en sus hogares que les permitió conocer desde dentro las costumbres y hábitos propios de cada lugar. Una misa de hermandad en la iglesia de Santa María, y la participación en el desfile oficial de la concentración de Trajes Regionales fueron otros de los hitos de tres intensas jornadas de encuentro y convivencia que contribuyó a afianzar la complicidad entre concejales, alcaldes y ciudadanos de a pie. A las cinco de la tarde, la nutrida comitiva francesa inició el viaje de retorno con sus integrantes rebosantes de agradecimiento por la acogida obtenida en Laredo. El “au revoir” de la despedida adquirió más valor que nunca por su emplazamiento a futuros encuentros que los técnicos de ambos municipios ya tienen bastante perfilados. Nuevos capítulos para afianzar una senda en común que, como señalaron ambos alcaldes “estámás viva que nunca”.